¿Te atreverías a morir por tus sueños?

Tener un sueño, una visión de corazón, requiere no solo tu esmero; sino apostar tu vida para lograrlo.